Carl Jung, nos habla de dos arquetipos, el “animus” (el hombre interior)  y el “anima” (la mujer interior) que hemos interiorizado a lo largo de nuestra existencia, básicamente producto de nuestra relación de con nuestro padre y madre.

Cuando nuestra proyección de nuestra “animus” o “anima” coindice con la proyección del “animus” o “anima” de la otra persona, entonces sucede lo que llamamos enamoramiento, en cambio si estas dos proyecciones no coinciden es cuando nos sentimos frustrados con nuestra pareja o vemos a la otra persona como un ser horrible.

Las relaciones con el otro sexo, casi siempre se inician como proyecciones de nuestra “animus” o “anima”. Una relación sana requiere que abandonemos las proyecciones y percibamos la realidad de la otra persona. Esta realidad puede variar mucho respecto a las expectativas proyectadas, en cambio cuando proyectamos, uno se siente desilusionado y defraudado con su pareja cuando esta no encaja con su imagen.

La verdadera relación entre una persona y otra, será imposible hasta que las proyecciones de este “anima” o “animus” hayan sido mininamente disueltas, de no ser así, la relación se va a convertir en una pseudo-relación, llena de altibajos , de ilusión en ilusión, y en forma de fascinaciones mutuas y/o resentimientos explosivos, y huidas, cuando aparezcan las proyecciones negativas.

El camino de sanación radica en desarrollar una conciencia de cuando ocurren y de los rasgos proyectivos implicados en esta relación. Al desarrollar esta conciencia, uno puede enfrentarse a su “anima” o “animus” pudiendo establecer una relación viva y creciente tanto para uno mismo como hacía los demás.

Oriol Casellas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Loading...
error:
Share This